El líder de Voluntad Popular, que cumple arresto domiciliario desde 2017, está detrás de la figura de Juan Guaidó, el presidente encargado de Venezuela.

“Si mi encarcelamiento, en alguna forma, ayuda al despertar del país, estará bien justificado”. Con esas palabras, Leopoldo López, el principal dirigente de la oposición venezolana, se habría despedido de su padre el 18 de febrero de 2014, horas antes de entregarse a las autoridades después que un tribunal de Caracas emitió una orden de detención en su contra tras ser acusado de instigar hechos de violencia generados en los días previos en una marcha opositora que dejó tres muertos y que desencadenó una ola de protestas. Desde el día de su arresto han transcurrido cinco años, aunque ahora con un escenario completamente diferente.

Leopoldo López, de 47 años y fundador del partido Voluntad Popular, fue condenado a 13 años, nueve meses y siete días de cárcel, aunque desde 2017 cumple arresto domiciliario. En Venezuela, la oposición coincide en que López es el hombre detrás de Juan Guaidó, el presidente encargado del país y también militante de Voluntad Popular.

“Juan Guaidó está ahí por elección directa de Leopoldo López. Él hizo la selección del líder. La relación internacional y las decisiones de forma del partido no la tiene Guaidó, la tiene Leopoldo. En términos de jerarquía política, de ninguna manera le tocaba a Guaidó”, señala a La Tercera, el analista venezolano y director de Datanálisis, Luis Vicente León.

Incluso, el propio presidente encargado utilizó Twitter para agradecer a López. “Cuánto honor servir hombro a hombro a nuestra Venezuela. Gracias hermano por haber resistido, por ser fundamental para la reconstrucción de nuestro país”, escribió ayer.

Los padres de Leopoldo López, por su parte, exigieron en Madrid la libertad de todos los “presos políticos” del gobierno de Nicolás Maduro.

“Leopoldo fue sometido a tratos crueles y degradantes como torturas y aislamientos. Desde 2014, Leopoldo dijo que Venezuela estaba siendo sacudida por una dictadura y eso le costó que hoy se mantenga preso, pero como le dije a su familia, nunca hemos estado tan cerca de recuperar la libertad en Venezuela como estamos ahora y en buena parte se debe a él”, señaló a La Tercera el exalcalde de Voluntad Popular, David Smolansky, que cumple responsabilidades diplomáticas en EE.UU.

Juan Manuel Olivares, diputado opositor que está exiliado desde 2017 en Colombia y que hoy organiza la ayuda humanitaria en Cúcuta, dijo a este diario que Leopoldo López es “un emblema de libertad en Venezuela” y que su sacrificio “es parte del proceso” que hoy vive Venezuela. Otros dirigentes, que prefirieron no dar su nombre, coinciden en que López es quien ha articulado la estrategia de la oposición, enfocada en la “transición”.

Eso sí, Luis Vicente León sostiene que, al menos por ahora, quien ha visto aumentada su popularidad es Guaidó y no López. “La pregunta es si Guaidó estará dispuesto a sacrificar su capital político y convertirse en un presidente de transición para entregar a Leopoldo la batuta como éste lo planificó o si el fortalecimiento de su liderazgo no podrá endosarlo ni despreciarlo”.

Autor: Fernanda Rojas A.

Publicado por La Tercera https://bit.ly/2ttAjx2