En el 2013, durante todo el año, Nicolás Maduro expresó su deseo de encarcelar a Leopoldo por las opiniones emitidas en contra de su gobierno. En más de diez oportunidades, en cadena nacional, Maduro y miembros del ejecutivo nacional anunciaron que debía ir preso por decir que el Gobierno de Maduro es corrupto, ineficiente, represor y antidemocrático.

A principios del año 2014, ante la profunda crisis económica, social y política que atravesaba Venezuela, Leopoldo junto a otros líderes de la oposición venezolana, hace un llamado a, juntos, buscar una Salida democrática y constitucional al desastre que se vivía.

 

Asimismo, llama a la protesta pacífica, constitucional y democrática en contra de los principales problemas de los venezolanos: escasez, inseguridad, inflación y la profunda crisis hospitalaria.

Así es como el Día de la Juventud, el 12 de febrero de 2014, después de una manifestación pacífica convocada por los estudiantes, Leopoldo y otros líderes de la oposición, y a pesar de Leopoldo haber mantenido siempre en sus discursos el llamado a la no violencia, a la protesta pacífica; las amenazas se concretan. El gobierno emite una orden de captura en su contra.

Así ocurrieron los hechos del 2014:

23 de enero: Leopoldo López conjuntamente con Marina Corina Machado y Antonio Ledezma presentaron una estrategia política que denominaron “La Salida”, la cual consistía en utilizar los medios democráticos y constitucionales en la búsqueda de soluciones a la crisis política y económica.

02 de febrero: se llevaron a cabo asambleas públicas en todo el país para discutir “La Salida.” López, Machado y Ledezma participaron en una asamblea en Caracas, junto con líderes estudiantiles. Durante esta asamblea se tomó la decisión de apoyar la convocatoria a una manifestación el 12 de febrero.

12 de febrero: la marcha pacífica llega hasta la sede de la Fiscalía General de la República, en el centro de Caracas. Leopoldo emite discurso e instó a todos los manifestantes regresar a casa.

Sobre las 2:45pm Juancho Montoya, miembro de un colectivo (grupos armados adeptos al gobierno) es asesinado por otro colectivo. Alrededor de las 3:00pm es asesinado Bassil Da Costa, un joven estudiante que participaba en la marcha, en manos de cuerpos de seguridad del estado.

A las 8 pm de esa noche, López, Machado y Ledezma ofrecieron una rueda de prensa denunciando la violencia que se había presentado y haciendo nuevamente un llamado a acciones no violentas.

Esa misma noche fue dictada orden de captura por la jueza 16 de Control, Ralenys Tovar Guillén. Los cargos iniciales contra López fueron: delitos de asociación, instigación a delinquir, delito de intimidación pública, incendio de edificio público, daños a la propiedad pública, lesiones graves, homicidio intencional calificado ejecutado por motivos fútiles e innobles contra Juan Montoya y Bassil Alejandro Da Costa Frías, delito de homicidio intencional calificado ejecutado por motivos fútiles e innobles en grado de frustración en contra de Neider Arellano Serra y otros, y terrorismo.

Entres los días 16 y 17 de febrero fueron allanadas violentamente y sin orden judicial, la casa de Leopoldo, la de sus padres y la sede de su partido, Voluntad Popular:

El 16 de febrero Leopoldo desde la clandestinidad, expresó a través de un video distribuido por YouTube que se presentaría ante la “justicia injusta”, y convocó a una manifestación pacífica el 18 de febrero de 2014:

18 de febrero: Miles de ciudadanos acudieron al llamado de López, donde emite un histórico discurso para luego entregarse a funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana. Es ingresado a un vehículo militar blindado.


Esa misma noche Leopoldo es recluido en la cárcel militar de Ramo Verde.