(Caracas 17.02.2019) Hace 5 años, Voluntad Popular inició una lucha por lograr una mejor Venezuela y el 18 de febrero de 2014 su líder, Leopoldo López, se enfrentó a la justicia injusta y comenzó un largo camino de aislamientos, tratos inhumanos y violaciones sistemáticas a sus derechos humanos junto a su familia. Ese mismo año, Lilian Tintori, esposa de López, recorrió el mundo denunciando la dictadura con lo cual logró que la comunidad internacional se diera cuenta de lo que estaba pasando en Venezuela.

Preso de conciencia, Leopoldo López permaneció 1.234 días encerrado en la cárcel militar de Ramo Verde y el 8 de julio de 2017 le dieron una orden de arresto domiciliario. Sin embargo, a los 23 días fue trasladado nuevamente a Ramo Verde y por 5 días estuvo aislado y torturado. Desde el 6 de agosto de 2017 es regresado a su casa, donde permanece injustamente preso con una orden judicial que le prohíbe cualquier comunicación pública.

Su juicio fue un proceso amañado, en el que no le permitieron ni una sola prueba ni un solo testigo a su favor. Siendo inocente, en septiembre del 2015, el régimen usurpador de Nicolás Maduro sentenció a Leopoldo López a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión solo por su palabra, por miedo a su liderazgo.

Leopoldo, desde su injusta prisión siempre ha defendido el derecho a la protesta, a reclamar nuestros derechos. Por eso, en el 2015, tanto Leopoldo como Daniel Ceballos iniciaron una huelga de hambre para presionar al régimen a convocar las elecciones parlamentarias. A esta protesta se sumaron 80 dirigentes de diferentes partidos y del país.  Producto de esta presión que duró 30 días, el CNE anunció la fecha de las elecciones parlamentarias para el 6 de diciembre de 2015 y logrando el contundente triunfo de la Asamblea Nacional, gracias al apoyo de más de 14 millones de venezolanos, lo que permitió conquistar 112 diputados.

Leopoldo le pidió a su esposa Lilian Tintori que recorriera el mundo buscando ayuda para los venezolanos que pasan hambre y mueren por falta de medicinas y desnutrición. En 2015 Lilian inició Rescate Venezuela y los campamentos humanitarios, a través de los cuales se han atendido más de 30.000 personas en más de 10 estados del país.

López ha trabajado incansablemente por la libertad de todos los presos políticos, militares y civiles y para que se haga justicia por los que han sido asesinados solo por ejercer su derecho a la protesta. En el 2014 43 venezolanos perdieron la vida a manos del régimen y en 2017 cayeron 163 venezolanos, miles han sido detenidos y hoy son más de 1.100, entre militares y civiles, los que continúan presos.

Voluntad Popular, partido liderado por López, ha sido víctima de una sistemática persecución y hostigamiento por parte del régimen durante los últimos cinco años. Con la mayoría de sus dirigentes nacionales presos o exiliados y cientos de activistas detenidos y perseguidos, la tolda naranja continúa reivindicando su compromiso en la lucha por lograr reconquistar la democracia en Venezuela.

En el 2018 la lucha continuó y los factores democráticos se abstuvieron de participar en la farsa electoral del 20 mayo con la que Maduro pretendía perpetuarse seis años más en el poder. Los venezolanos, en un acto masivo de protesta respondieron al llamado hecho por la oposición y no fueron a votar. La Asamblea Nacional declaró a Maduro usurpador, más de 60 países desconocieron la farsa electoral del 20 mayo, al igual que la Organización de Estados Americanos y países como Estados Unidos y Canadá, además la Unión Europea, los cuales aumentaron las sanciones a altos funcionarios del régimen de Maduro.

Esta presión internacional fue aumentando mientras que las enfermeras, los trabajadores y los venezolanos en general seguían en las calles protestando por sus derechos, por comida, medicinas, agua, luz, gas, transporte, salarios que tuvieran algún valor ante una hiperinflación, que en el 2018 cerró en más de 2 mil por ciento.

Desde Voluntad Popular, junto a todos los factores democráticos dentro y fuera de Venezuela se continuó la lucha. VP impulsó el “Congreso Venezuela Libre” para articular y lograr unidad de propósito. Además, se obtuvo un gran consenso y los partidos políticos de la Unidad Democrática presentaron al país la base de los acuerdos sobre los cuales estaban desarrollando la propuesta para reconstruir a Venezuela llamado: El Plan País, un gran acuerdo nacional con las acciones que se tomarán con carácter prioritario para atender la emergencia humanitaria, para frenar la inflación en seco y reactivar la producción petrolera.

El 5 de enero del 2019, un nuevo capítulo de lucha comenzó: Juan Guaidó, en representación de Voluntad Popular, asumió la presidencia de la Asamblea Nacional y días después, en un evento histórico en las calles de Venezuela, asumió las competencias del Ejecutivo Nacional, invocando los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución Nacional.

Más de 60 países, tanto la comunidad internacional, el pueblo de Venezuela, militares, altos funcionarios del régimen y trabajadores de las misiones diplomáticas han reconocido a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

Desde ese momento es mucho lo que se ha avanzado. El Parlamento aprobó la Ley de Amnistía y el ingreso de la ayuda humanitaria. Se nombraron nuevos representantes diplomáticos, se inició la toma del control progresivo del capital activo de la nación y se asumió el control de Citgo.

Cada día estamos más cerca. La ruta planteada es clara: Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Han sido años de mucho aprendizaje, de consolidar esta gran mayoría que somos, de luchar hasta conquistar la libertad porque como dice el líder Leopoldo López: “el que se cansa, pierde” y en Venezuela nadie se cansa.

Vamos bien, Venezuela.

https://www.youtube.com/channel/UCa7FaW0KNECwcCelo5b0Ibw