(Los Teques, 12.04.2018).- La propuesta Venezuela Energética, escrita en la cárcel de Ramo Verde por el líder político venezolano y preso de consciencia, Leopoldo López, y el especialista petrolero, Gustavo Baquero, para impulsar el bienestar de todos los venezolanos, fue presentada en los Altos Mirandinos, epicentro de la investigación y desarrollo tecnológico del sector petrolero venezolano décadas atrás.
Yon Goicoechea, miembro del equipo coordinador de Venezuela Energética precisó junto al dirigente petrolero Iván Freites y al diputado AN Francisco Sucre, que “en los Altos Mirandinos conocen bien la industria energética, aquí está el INTEVEP que es la cuna de la orimulsión, un patrimonio intelectual de los venezolanos; está el IVIC que por muchísimos años aportó a la industria petrolera mundial y a la industria petrolera venezolana, siendo capaces de poder transformar la PDVSA anterior a esta revolución en la segunda industria petrolera del planeta tierra”.
El libro escrito por López durante su reclusión en la prisión militar de Ramo Verde, junto a Baquero, persigue que sea cada venezolano el beneficiario directo de la renta petrolera y no un Estado hegemónico. “Venezuela Energética genera una amplia discusión nacional sobre la necesidad de reactivar la industria petrolera y atraer nuevas inversiones que se esperan que tengan un efecto multiplicador en la economía, pero va más allá y propone que la renta petrolera llegue mucho más directo a los venezolanos con la creación del Fondo Patrimonial, en lugar de que ese petróleo, que sale del suelo y llega a manos del Estado, pase por un mecanismo destructor”, explicó el diputado Sucre. Para Goicoechea, la propuesta de López y Baquero plantea que por primera vez en la historia nacional cada venezolano tenga control sobre su patrimonio.
Freites, quien conoce desde adentro la realidad actual de la industria petrolera venezolana destacó como “positivo que en medio de esta situación tan difícil que estamos viviendo surja una propuesta como Venezuela Energética que hace un llamado a la urgente necesidad de reactivar la industria petrolera y de tener una nueva visión en defensa del país, con la cual dejemos atrás la idea que el petróleo es un elemento que no está al alcance del venezolano”.
El dirigente sindical denunció que PDVSA ha sido politizada a extremos “inauditos”. A su juicio, lo que hace falta en este momento, es que la población lea propuestas concretas “como la que ellos (López y Baquero) están haciendo, que las puedan revisar y enriquecerla con su participación y opiniones para que se traduzcan en un futuro cercano en una política de Estado para la transformación económica de Venezuela en una industria diversificada a partir de la energía. Lo que hoy pagamos por el combustible que importamos, deberíamos invertirlo en alimentos para los venezolanos”.
Jesús González destacó que “hoy padecemos una crisis y escasez de gas residencial debido a la baja producción petrolera, pero también porque el régimen no se preparó para la migración del sistema de gas directo para los hogares y eso es parte del reto de modernizar la industria que asumen López y Baquero en la propuesta Venezuela Energética”.
“A lo largo del libro se evidencia que López y Baquero ven necesario reactivar los pozos cerrados y para hacerlo se requieren montos muy altos que el Estado no tiene debido a la profunda crisis nacional, y en caso de tenerlos, lo más probable es que deba dedicar esos recursos a la educación, salud, justicia y seguridad. De manera que en esta nueva etapa será muy importante la participación activa de la inversión privada. Necesitamos hacer una transformación de modelo económico y de modelo energético y este es el proyecto que estamos presentando porque tenemos los recursos y Leopoldo López tiene un plan para ello y sabe cómo hacerlo. Es tranquilizante saber que hay gente pensando en la Venezuela que viene y trabajando en la esperanza de la reconstrucción de Venezuela”, precisó Goicoechea.
En las páginas de Venezuela Energética, que está disponible en las librerías de todo el país, pueden observarse notas de puño y letra de Leopoldo López en servilletas y demás trozos de papel que el líder político pudo obtener, burlando la censura e incomunicación impuesta permanentemente por la dictadura.