(Caracas, 09.07.17).- La medida humanitaria de casa por cárcel concedida al líder venezolano y preso de conciencia, Leopoldo López, tras más de 90 días de resistencia en las calles de Venezuela y una fuerte presión internacional, fue celebrada por distintos líderes políticos del mundo, quienes ratificaron su apoyo a la lucha por la libertad de Venezuela.

Los mandatarios Mariano Rajoy (España), Mauricio Macri (Argentina), Juan Manuel Santos (Colombia), Pedro Pablo Kuczynski (Perú), Enrique Peña Nieto (México), Juan Carlos Valera (Panamá), Horacio Cartes (Paraguay), expresaron su apoyo a la familia López a través de sus redes sociales. Así como también calificaron la medida como una señal para restablecer la democracia y la paz en el país.

A los mandatarios se sumó también el canciller de México Luis Videgaray, la Cancillería de Chile, el Departamento de Estado de EEUU, Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, el senador de EEUU Marco Rubio, el líder de Ciudadanos en España, Albert Rivera, Manuel Valls de Francia, y los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana (Colombia), Sebastián Piñera (Chile), Tuto Quiroga (Bolivia), Laura Chinchilla (Costa Rica), Felipe Calderón (México). El abogado internacional del dirigente de Voluntad Popular Javier Cremades.

De igual forma, organizaciones del Sistema Internacional, pidieron insistentemente su libertad plena y la garantía de sus derechos humanos en la cárcel de Ramo Verde. El secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara, el director de UN Watch Ginebra, Hillel Neuer y el secretario general de la UNASUR, Ernesto Samper, también manifestaron su apoyo luego de que López fuese trasladado a su casa el día de ayer.

Como se recordará, el vicepresidente de la Asamblea Nacional y coordinador nacional encargado de Voluntad Popular, Freddy Guevara, leyó ayer un mensaje del principal líder de Venezuela, Leopoldo López, donde expresa “Venezuela, este es un paso hacia la libertad, no tengo resentimiento alguno y tampoco voluntad de claudicar en mi lucha; mantengo firme mi oposición a este régimen, y firme mi convicción de luchar por una verdadera paz, convivencia, cambio y libertad, palabras que aspira hacer realidad el pueblo y que hago mías.  Si mantener mi convicción de lucha por la libertad significa correr el riesgo de volver a una celda en Ramo Verde, estoy más que dispuesto a asumirlo. Hoy estoy preso en mi casa, pero también está así el pueblo de Venezuela. Me mantuvo firme en la celda comprender que el sacrificio que yo pasaba era nada, en comparación con el de nuestro pueblo. Por lo tanto, hermanos y hermanas les reitero mi compromiso y convicción de conquistar la libertad”.

Distintos liderazgos políticos nacionales también se hicieron eco del reconocimiento a López y a su familia por su incansable lucha. El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, los gobernadores Henrique Capriles Radonski y Henry Falcón, la dirigente María Corina Machado, Henry Ramos Allup, Manuel Rosales, el alcalde metropolitano también preso político, Antonio Ledezma, diputados de la Unidad y toda la dirigencia del partido naranja, Voluntad Popular, quienes se presentaron en el domicilio de López para expresarle su apoyo.

Durante los últimos tres meses, Leopoldo fue sometido a un aislamiento severo en Ramo Verde, sin permitírsele el acceso a sus abogados, ni a sus familiares (32 días). Su esposa y activista por los derechos humanos, Lilian Tintori denunció tratos de tortura y degradantes por parte de las autoridades de la cárcel militar donde estuvo recluido López durante 3 años y 5 meses. A pesar de los castigos injustificados, Leopoldo se mantuvo firme ante la convicción de lucha no violenta y democrática por la libertad de toda Venezuela.