Leopoldo López en el lanzamiento de La Mejor Venezuela (28.05.11)

Estamos convencidos de que se puede poner en marcha una patria más segura, la Venezuela de la Paz, viviendo bajo el amparo de una justicia auténtica y sincera, una justicia justa. Podemos construir un país donde se solucionen los problemas que jamás se solucionan, los problemas eternos que se sufren generación tras generación. Hay que preparar al ciudadano con una educación eficiente y de calidad, para que cada familia tenga un futuro y un norte.

 

Todos los derechos para todas las personas, sin exclusión y sin privilegios

 La Mejor Venezuela garantizará los Derechos Humanos; que la ciudadanía cuente con fuentes de empleo, con sueldos y beneficios que cubran todas las necesidades de la vida; que no falten la alimentación balanceada, la atención a la salud, la educación gratuita, la cultura en la casa y en la calle para formación y entretenimiento; y que se proteja la naturaleza, porque la vida del ser humano depende del agua sin contaminación, de los árboles multiplicados y de la presencia protegida del reino animal.

 

Nuestra opción por la vida: Una política integral de seguridad ciudadana

 Hay que prestarle atención a los niños en el seno familiar y en el seno de la sociedad: si los niños son atendidos con amor y respeto en todas sus necesidades materiales y espirituales, la criminalidad y la violencia dejarán de ser una epidemia que acaba con la vida y enluta y entristece tantos hogares.

Promoveremos la recuperación del sistema policial, reforzando su profesionalismo con procesos de selección, formación y adiestramiento continuo en condiciones laborales acordes con sus importantes funciones.

La principal tarea de las policías, en La Mejor Venezuela, será garantizar la seguridad ciudadana, combatir la delincuencia y convertir en objetivo diario el decomiso y la destrucción de armas ilegales. Además, hay que generar un vínculo de confianza entre la comunidad y los cuerpos de seguridad ciudadana como servidores públicos, bien remunerados y capacitados en Derechos Humanos, y solo esto será posible en un acuerdo de cooperación con los centros de educación superior del país, para que nunca más haya la percepción del policía como un “Delincuente en uniforme, sino un miembro indispensable que cuida y fortalece a la comunidad”.

En La Mejor Venezuela se le dará prioridad como problema de Estado al combate contra el secuestro y robo que hacen tanto daño a la ciudadanía y a los sectores productivos. Un país que camine hacia el Progreso y que genere Bienestar a los venezolanos para cerrar la brecha entre los que más tienen y los que menos tienen, necesita seguridad… Seguridad Jurídica para que nadie le quite a otro lo que le pertenece, y Seguridad Personal para que todos los ciudadanos puedan ejercer su oficio de manera plena y de manera tranquila.   

Asimismo, se garantizará el acceso oportuno a la justicia, con agilidad, transparencia y  eficiencia en las investigaciones; y desarrollando un abanico de respuestas alternas, sustitutivas o complementarias al encarcelamiento.

Creemos en la reinserción social de las personas que han sido privadas de libertad, dotando a las cárceles con los recursos materiales y humanos necesarios para un funcionamiento digno y respetuoso de los derechos, e implantando un régimen de vida útil para el interno. Todo esto busca que las cárceles no sean una Universidad del Delito, sino que sea un espacio donde, si bien las personas que han cometido un delito en la sociedad paguen sus culpas; sean un lugar de formación y espacio de mejoramiento individual y colectivo para aprender un oficio que les permita al salir a la calle, ganarse la vida y levantar a sus familias alejados del delito.

Hay que ­­­­­­­­­­­­­­descentralizar la administración del Sistema Penitenciario, promoviendo una ampliación de la infraestructura carcelaria que permita una diferenciación entre procesados y condenados.

 Todo esto nos permite soñar con una Venezuela apegada con los Derechos Humanos  de manera plena, en un país, donde la dignidad de Todos sea una prioridad, dando estricto cumplimiento a la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.

Lograr esto es y será un sueño convertido en realidad en La Mejor Venezuela.

  

La Prevención, clave de la seguridad humana en La Mejor Venezuela

 En el mundo de hoy, signado por el cambio climático, y por las vulnerabilidades de la humanidad frente a los desastres naturales, se requiere de un Sistema Nacional de Protección Civil descentralizado y que actúe en coordinación efectiva, inmediata, con los distintos niveles de gobierno y todas las instituciones del Estado para atender de manera efectiva a los venezolanos en caso de una contingencia, ya que la prioridad en La Mejor Venezuela es la atención de nuestra gente.

Es indispensable promover una mayor especialización en la formación del funcionario de Protección Civil, con la colaboración del Instituto de Protección Civil y de las  instituciones que acumulan conocimientos y técnicas avanzadas en la prevención de desastres y situaciones de peligro colectivo. Igualmente en el marco de esa coordinación entre instancias del poder nacional, regional y local, debería haber un proceso de equipamiento y de uso de las nuevas tecnologías para la atención de desastres, para con ello tratar de disminuir las vulnerabilidades que puedan sufrir aquellos quienes viven en situación de pobreza extrema.

 

Respeto a la pluralidad de opiniones y democracia en el acceso a la información

La Mejor Venezuela es una donde “Todos los Derechos sean para todas personas, sin exclusión y sin privilegios”, y en donde el Estado esté al servicio de los ciudadanos y no, cercenándole sus derechos a partir del abuso del poder. Es por esta razón, que en el marco de una genuina democracia en Venezuela,  se tiene que normalizar las relaciones del Estado con los medios de comunicación, abandonando los mecanismos de censura en todas sus formas, abriendo al contrario, las puertas para un diálogo constructivo, en aras de mejores procesos de expresión e información.

La idea es definitivamente entrar a las dinámicas mundiales del siglo XXI, propias de un mundo cada vez más globalizado e integrado, por lo cual se debe procurar un mayor acceso de los ciudadanos a todo tipo de información, aprovechando la plataforma de internet y las tecnologías de información en tiempo real.

En La Mejor Venezuela se trabajará con los medios de comunicación tradicionales y alternativos para garantizar que la libertad de expresión y el acceso a la información sea un derecho ejercido por todos y no solamente por el partido de gobierno y los dueños de los medios de comunicación.

 

La transparencia del sistema electoral será la garantía de la voluntad de los ciudadanos

 Para fortalecer la confianza del venezolano en su democracia, en la imparcialidad de sus autoridades y en el Estado de Derecho e instituciones, habrá que promover una discusión nacional para garantizar que haya una mayor alternabilidad en el poder y procesos más democráticos, en estricto apego a la separación de poderes. En este orden de ideas, hay que promover la profesionalización del Poder Electoral y su despartidización; así como también, basados en los principios de respeto, participación, corresponsabilidad y transparencia; hay que fortalecer los mecanismos de elección de nuevos rectores del CNE para el período 2013-2020, con estricto apego a la Constitución y las leyes de la República.

 El  Artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos deja sentado que  “Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos; Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país; y que la voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.

En la Mejor Venezuela, la Paz, comienza a partir del fortalecimiento de una genuina Democracia donde se promueva una sana competencia entre los partidos políticos para la obtención del poder, donde todos los ciudadanos sean libres e iguales ante la ley y donde hayan las condiciones propicias para el desarrollo del Ser Humano de acuerdo a sus capacidades, habilidades, condiciones y oportunidades

 

Una sociedad diversa, con una ciudadanía participativa, serán la base para unas instituciones fuertes que conformen nuestro Estado de Derecho

 En la Mejor Venezuela creemos en la Unidad a partir del cabal respeto a la diversidad, ya que esto genera riqueza tanto espiritual como material, y siendo Venezuela una sociedad producto de la mezcla de culturas, credos, razas y formas de ver el mundo, promoveremos el desarrollo de los derechos políticos y la participación en lo público a través de un programa de tolerancia y pluralismo que será aplicado no solo desde el Estado, sino también con el apoyo y cooperación permanente de las organizaciones sociales y políticas.

A través de un gran dialogo nacional, se podrá estimular un trabajo conjunto entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, para contribuir en la elección de los nuevos directivos del resto de los Poderes Públicos y así promover su institucionalización.

Creemos en el desarrollo de una agenda de reivindicación de los derechos civiles de los grupos vulnerables, para que todos, sin excepción vean en Venezuela un país propicio para el desarrollo de sus habilidades individuales en beneficio del país, en ejercicio de la libertad de todos y todas. Igualmente, creemos en la participación activa de la ciudadanía en la toma de decisiones de los asuntos públicos, sin el condicionamiento de su participación a una filiación partidista determinada, ya que todos, día a día construimos lo público.

Una Venezuela respetuosa de los Derechos Humanos, no solo profesa, sino que aplica cuestiones tan básicas como que “Toda persona tiene todos los derechos y libertades sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”.

 

Una administración pública transparente, efectiva y eficiente centrada en la satisfacción de las necesidades de la ciudadanía a través de:

 El Estado en La Mejor Venezuela tiene que ofrecer la certeza a los ciudadanos de que sus instituciones darán oportuna respuesta a sus necesidades, nada más por el simple hecho de haber nacido en esta tierra y respetar cabalmente la ley.

Por ello, el avance hacia la institucionalización del Estado comienza a partir de la promoción de una carrera administrativa que estimule la excelencia en el trabajo del funcionario, siguiendo los principios de respeto, corresponsabilidad y transparencia. Auditorías y revisión de los ministerios, entes descentralizados e institutos autónomos nacionales, incrementando la eficiencia de la administración pública y garantizando la capacitación de sus miembros; así como La transparencia y la eficiencia en la administración pública, por medio de la promoción de la contraloría social y el fortalecimiento de las unidades de control y disciplina interna.

Pero, al mismo tiempo, hay que generar las condiciones para que el ciudadano sienta el compromiso hacia el servicio público de calidad, por lo cual deberán desarrollarse estímulos a tales fines, como por ejemplo un sistema de evaluación del nivel de estudio, eficiencia y antigüedad del funcionario que permita aumentarle justamente el salario, así como una justa distinción entre los cargos de libre remoción y de carrera.

Unificación de los venezolanos en torno a un país con Paz, Bienestar y Progreso: una política hacia la inclusión

 Venezuela en los actuales momentos es un país signado por la violencia, no solo desde la ciudadanía, sino también proveniente del Estado, donde sus distintos voceros, promueven la confrontación, la discordia y las disputas entre los venezolanos, ya que nos existen los incentivos para la solución pacífica de los conflictos de intereses sin necesidad de vincularlos a las personas.

Es por ello que La Mejor Venezuela pretende comenzar a dar pasos hacia la construcción de abajo hacia arriba de una Cultura de Paz y de no Violencia. Así, se podrá promover mecanismos no violentos para resolver conflictos, donde prevalezca un alto sentido de lo ético, de identidad, con tolerancia y respeto por las distintas opiniones y por las ideas de cada quién.

La familia tiene que fortalecerse como el espacio primario para la socialización de la cultura de la paz. Asimismo, se tienen que multiplicar los espacios públicos como medios para la civilidad, a través de la promoción de actividades culturales y deportivas que estrechen los lazos entre los venezolanos.

 

Proyección internacional que represente a todos los venezolanos y nos integre al mundo

 La Mejor Venezuela, avanzará decididamente en una tarea pendiente como es la profesionalización del Servicio Exterior.

Para ello, se tendrá que redefinir las alianzas y los intereses de Venezuela en su relación con el resto de los países y organizaciones internacionales en función de un Proyecto de desarrollo social, económico y político país bien definido, como es La Mejor Venezuela: De Paz Bienestar y Progreso de la sociedad. Ya es hora de que la Política Exterior del país sea el producto real de la proyección de nuestros intereses dentro del Sistema Internacional, para beneficiar a todas y todos los venezolanos y no a los ciudadanos de otras latitudes. Nuestra Prioridad tiene que ser los venezolanos.

Venezuela tiene que promover la transparencia en el manejo de las Relaciones Exteriores y establecer mecanismos institucionales contralores vinculados al área. La Mejor Venezuela estará abierta a estimular que en el Poder Legislativo se retome la función de contraloría de los nombramientos diplomáticos, así como de los Tratados Internacionales firmados por la República y los fondos que allí se manejen, para que nunca más las Relaciones Exteriores sean una “Caja Negra” para los ciudadanos.

Creemos en formas novedosas de relacionamiento internacional de nueva generación, como es la “Diplomacia de Ciudades”, acercando los beneficios de la Política Internacional a la gente, atrayendo con ello inversiones, competencias virtuosas en los servicios prestados por gobernadores y alcaldes en la atracción de turismo; empleo formal y Bienestar para todos.

Todo esto acompañado del impulso de una Política Exterior Comercial dirigida a la diversificación de la producción, a la promoción de la inversión extranjera en Venezuela, a la exportación y expansión de mercados, y al lanzamiento de una Marca País.

 

Hacia la recuperación de la institucionalidad de la Fuerza Armada Nacional

En La Mejor Venezuela, se promoverá el fortalecimiento y la reinstitucionalización de la institución de la Fuerza Armada a través de la retoma de la promoción de valores en cada uno de sus componentes y sus efectivos como: respeto a su condición institucional, profesional, subordinada a la autoridad civil constituida legítimamente, apartidista y no deliberante.

Potenciará la capacidad científica, tecnológica y operativa de cada uno de los componentes para garantizar la seguridad de los ciudadanos, del territorio, la soberanía y la estabilidad democrática. Sus miembros deben ser seleccionados con base a sus capacidades intelectuales y físicas, sin ningún otro tipo de discriminación.

Creemos en la reapertura de la ESCUBAFAN para mejorar la profesionalización de las FFAA; y en la capacitación de la Fuerza Armada para enfrentar los nuevos tipos de amenazas contemporáneas, propias de la era global.

 

Descentralización y Participación. Ciudadanía y gobiernos locales empoderados para resolver sus problemas.

Venezuela ha sido testigo de cómo se ha avanzado en los últimos años en la promoción de la concentración del poder en el nivel central nacional, en perjuicio del poder local, que es la verdadera forma de profundizar la Democracia: Acercando el poder a los ciudadanos y a sus necesidades más sentidas. Todo ello para generar dinámicas de dependencia al líder.

Por ello, en la Mejor Venezuela, el mejor camino para potenciar el desarrollo nacional, es la construcción de la Paz, el Bienestar y el Progreso, de Abajo hacia arriba, por lo que la Descentralización es fundamental.

Por ello se tendrá que retransferir las competencias exclusivas y las concurrentes a los actores legítimos de la descentralización como son los Gobernadores y Alcaldes electos.

Desarrollar la contraloría social como un instrumento de control en el desempeño del poder público, mediante la participación ciudadana prevista en la Constitución Nacional.

Abordar los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) en todas sus dimensiones para cumplir el cometido de la democracia social descentralizada, definiendo los indicadores para evaluar su cumplimiento y atribuyendo esta competencia, en primera instancia, a los gobiernos locales y estadales.

Usar facebook para comentar ésta entrada