En los últimos 15 años, Leopoldo López ha sido víctima de una feroz persecución política por parte del gobierno venezolano. El Presidente Hugo Chávez lo inhabilitó y Maduro lo encarceló.

Leopoldo ha sido sometido a más de 20 procesos judiciales y administrativos, todos ellos ARBITRARIOS. Dos inhabilitaciones políticas que, a pesar de haber obtenido una sentencia favorable de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, le impidieron ejercer cargos de elección popular. Dichas inhabilitaciones duraron hasta diciembre de 2014.

Actualmente, Leopoldo López es un Preso de Conciencia del gobierno de Nicolás Maduro.

Inhabilitación Política

En el año 2000 Leopoldo fue electo Alcalde del Municipio Chacao con 51% de los votos. Por su exitosa gestión, en el año 2004 fue reelecto con 81% de los votos. En el 2008, Leopoldo terminó su gestión con el 92% de aprobación y decide optar por el cargo de Alcalde Metropolitano de Caracas. Cuando contaba con el apoyo del 65% de los capitalinos, y un respaldo popular mayor que el del entonces presidente Chávez, el gobierno venezolano decidió inhabilitarlo políticamente.

Después de haber llevado su caso a todas las instancias nacionales, Leopoldo recurre a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para buscar fuera de Venezuela la restitución de sus derechos políticos que no pudo encontrar en su país.

En septiembre de 2011, la Corte IDH con una sentencia primera en su historia por derechos políticos, ordena al estado venezolano la restitución inmediata de los derechos de Leopoldo López.

El gobierno desacata la orden de la Corte IDH y, al mejor estilo Cantinflas, declara que Leopoldo puede ser candidato y resultar electo pero que no puede gobernar. No contento con desacatar la sentencia de la Corte IDH, el gobierno decide retirarse de su jurisdicción.

Amenazas de Maduro

En el año 2013, durante todo el año, Nicolás Maduro expresó públicamente su deseo de encarcelarlo. En más de diez oportunidades, en cadena nacional, Maduro y miembros del ejecutivo nacional anunciaron que Leopoldo debía ir preso por las opiniones emitidas en contra de su gobierno.

persecucion3

Orden de Captura

En el año 2014, a pesar de Leopoldo haber mantenido siempre en sus discursos el llamado a la no violencia y a la protesta pacífica y democrática, las amenazas se concretan. Después de grandes manifestaciones pacíficas en contra del gobierno, el 12 de febrero de 2014, a pocas horas de que funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado asesinaran a dos venezolanos que se encontraban en una manifestación pacífica, se emite una orden de captura en su contra.

Entre los días 12 y 18 de febrero del 2014, fueron allanadas su casa, la de sus padres y la sede de su partido, Voluntad Popular. Luego de haber pasado esos días en clandestinidad,  entendiendo que este nuevo ataque era político y teniendo su conciencia en paz por las opiniones emitidas y acciones ejecutadas, Leopoldo decidió presentarme voluntariamente ante una justicia injusta el 18 de febrero de 2014, fecha desde la cual está injustamente preso.

Ese 18 de febrero, cuando Leopoldo decide presentarse dice que si su encarcelamiento vale para el despertar de un pueblo y para desenmascarar  al régimen de Maduro ante el mundo, pues bien valdría la pena.

Hoy, todos los venezolanos y el mundo entero saben que Venezuela tiene un gobierno, además de ineficiente y corrupto, profundamente antidemocrático.

Condena

El 10 de septiembre de 2015, luego de un año y tres meses de un juicio a puertas cerradas, completamente secreto y amañado, Leopoldo fue condenado a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión.

Los argumentos utilizados por la juez para justificar la infame sentencia fueron: usar la palabra, llamar a conquistar la democracia, usar la red social Twitter, decir “El que se cansa pierde”, ejercer el derecho a la protesta pacífica y ser un líder que mueve masas.

El fiscal acusador, Franklin Nieves, declaró que recibió órdenes políticas para fabricar cargos en contra de Leopoldo López. Asimismo, la perito promovida por la fiscalía, Rosa Amelia Asuaje, declaró que la juez manipuló sus declaraciones en la sentencia.

Hoy el caso de Leopoldo López se encuentra en la Corte de Apelaciones. Tras las declaraciones del fiscal y de la perito, su defensa espera la nulidad del juicio y que se produzca su liberación.

Mientras tanto, Leopoldo continúa injustamente encarcelado, aislado en solitario, en la prisión militar de Ramo Verde.

persecucion4