(Brasilia, 21.04.18).- El líder opositor venezolano y preso de conciencia Leopoldo López y su esposa, la activista de derechos humanos Lilian Tintori, fueron condecorados con la Orden Nacional Cruzeiro Do Sul del gobierno de Brasil, por su lucha permanente e incansable por los derechos humanos y la libertad de Venezuela del régimen opresor de Nicolás Maduro.
López, quien permanece bajo arresto domiciliario luego de casi 4 años de torturas y vejámenes en la cárcel militar venezolana de Ramo Verde, es condecorado junto a su esposa con el más alto honor que otorga el gobierno de Brasil a un ciudadano no brasilero.
Tintori, a quien el régimen de Venezuela le impide salir del país, envió agradecimiento público al Presidente Michel Temer y al pueblo de Brasil. “Gracias Brasil por luchar con nosotros por la democracia y la libertad. Mi esposo Leopoldo López está preso desde el año 2014 por haber denunciado al régimen de Nicolás Maduro. Dijo que es un régimen antidemocrático, corrupto, indeficiente y represor, también dijo que íbamos a vivir una crisis humanitaria, hechos que lamentablemente hoy son una triste realidad para los venezolanos que resuena en todo el mundo. Al igual que Leopoldo López, hay casi 400 presos políticos en Venezuela, el continente entero ha calificado a Venezuela como una dictadura. Vivimos en dictadura, en persecución, pero es una lucha moral, es una lucha espiritual, es una lucha por nuestros derechos humanos, es una lucha por amor a todos los venezolanos, es una lucha sin descanso por verdaderas elecciones libres sin inhabilitados ni presos políticos, no el fraude que pretende el régimen para perpetuarse en el poder y con ello extender indefinidamente la terrible emergencia humanitaria que sufre nuestro pueblo. ¡Que viva Venezuela libre!”.
Pese al ensañamiento permanente del régimen de Maduro contra él, su familia y su partido Voluntad Popular, Leopoldo López no ha cesado en su incansable lucha, resistencia y acompañamiento al pueblo venezolano en la conquista de la libertad frente al régimen de Nicolás Maduro, que ha sumido al país suramericano en la peor emergencia humanitaria de la historia, siendo Brasil uno de los principales receptores de la diáspora venezolana que busca mejores condiciones de vida; con una inflación desbordada que agudiza el hambre y la pobreza, y una persecución política que hoy mantiene a casi 400 presos políticos, entre ellos Leopoldo López, Daniel Ceballos y cientos de jóvenes y activistas políticos por la libertad de Venezuela, además de decenas de exiliados políticos como Carlos Vecchio, David Smolansky, Lester Toledo, Antonio Rivero, Warner Jiménez, Antonio Ledezma, entre otros líderes.