leopoldo-lopez

Leopoldo López (29 de abril de 1971) es un político y activista democrático venezolano. Actualmente es el Coordinador Nacional de Voluntad Popular, un movimiento social y partido político, integrado por miles de activistas y líderes comunitarios, sindicales y juveniles de todas las regiones de Venezuela, que promueve un conciliador mensaje de paz, bienestar y progreso y está comprometido en la construcción de una alternativa de país donde todos los derechos sean para todos los venezolanos. Leopoldo con Voluntad Popular ha recorrido  Venezuela de punta a punta, discutiendo el proyecto de país “La Mejor Venezuela”.  Actualmente Leopoldo es un preso político de la dictadura en Venezuela; se encuentra injustamente privado de su libertad en Ramo Verde, una cárcel militar.

Leopoldo posee una Maestría en Políticas Publicas de la Escuela Kennedy de Gobierno de la Universidad de Harvard (1994-1996), y se graduó Cum Laude de la Universidad de Kenyon donde en el 2007 recibió un Doctorado Honoris Causa en Leyes por el reconocimiento a su trabajo como joven líder político en Venezuela.

En el 2000 Leopoldo fue electo Alcalde de Chacao (el corazón geográfico, comercial y cultural de Caracas) con 51% de los votos y reelecto en el 2004 con 81% de los votos. Terminó su segundo periodo como Alcalde con el 92% de aprobación. Ganó el premio de Transparencia Internacional en el 2007 y de nuevo en el 2008, como la Municipalidad más transparente y eficiente de Venezuela. En el 2008 fue nombrado el Tercer Mejor Alcalde del Mundo, después de los Alcaldes de Ciudad del Cabo y Zurich por la organización City Mayors y World Mayors. En el 2009 a Leopoldo le fue otorgado el premio de “Persona más innovadora en tiempos de adversidad” por Future Capitals en la ciudad de Abu Dhabi.

En el 2008 Leopoldo lideraba todas las encuestas para asumir la Alcaldía Mayor de la ciudad de Caracas, el segundo puesto de mayor relevancia política después de la Presidencia de la República. A pesar de tener más del 65% de intención de voto, fue inconstitucionalmente inhabilitado para postularse a cualquier cargo de elección popular, sin tener ningún cargo penal en su contra ni haber sido jamás juzgado ante ningún tribunal.

Después de llevar su caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos donde la Comisión (CIDH) demandó al Estado venezolano por violación de los derechos políticos de Leopoldo López y los millones de venezolanos inhabilitados para votar por su candidato de preferencia, el 16 de septiembre de 2011, la Corte ordenó la restitución inmediata de sus derechos políticos, decisión que desacata abiertamente el Estado venezolano, quien posteriormente, decide retirar a nuestro país de la máxima instancia hemisférica de derechos humanos.

En enero de 2012, Leopoldo decide unir esfuerzos con el candidato de la oposicion a la presidencia de la republica,  Henrique Capriles Radonski y ocupa el cargo de Coordinador Nacional de Campaña.

En marzo de 2013, tras la repentina muerte del Presidente Hugo Chávez, Venezuela asistió a unas nuevas elecciones Presidenciales celebradas el 14 de abril de ese mismo año. El candidato es nuevamente Henrique Capriles Radonski y Leopoldo, recorre el país junto a Capriles, casa por casa, pueblo por pueblo, sumando voluntades.

Las irregularidades en las elecciones del 14 de abril en Venezuela llevaron a la oposición venezolana a desconocer los ajustados resultados proclamados por el CNE (que anunciaban la victoria de Nicolás Maduro por una diferencia de 1,49% de votos) hasta que no se hiciera una auditoría en donde se contara cada voto de los venezolanos, auditoría que nunca se realizó en su totalidad.

El 8 diciembre de 2013 Venezuela celebra elecciones municipales, en las que Voluntad Popular, el partido de Leopoldo se convierte en el partido de oposición con mayor número de alcaldías ganadas, 18, de las cuales 14 estaban en manos del partido oficialista PSUV.

Este hecho acrecentó el discurso violento y amenazante por parte de algunos miembros del gobierno de Nicolás Maduro hacia Leopoldo López y su partido, como el Presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, algunos ministros, diputados oficialistas  y del mismo Maduro, quien amenazó varias veces con meter preso a Leopoldo.

A finales de enero de 2014, Leopoldo López junto a otros líderes de oposición como la diputada María Corina Machado y el alcalde metropolitano Antonio Ledezma, decidieron acompañar a diferentes sectores de la sociedad venezolana, entre los cuales se encuentran los estudiantes; descontentos por la creciente inseguridad, escasez, inflación y crisis hospitalaria que atraviesa el país; y convocaron a una marcha pacífica y democrática (amparada en el artículo 68 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela), para el 12 de febrero de 2014.

A pesar del carácter pacífico de la multitudinaria marcha del 12 de febrero, las fuerzas de orden público del Estado decidieron reprimirla brutalmente provocando la muerte de tres jóvenes.

El Gobierno señaló injustamente a Leopoldo como responsable de los actos de violencia y de la muerte de los tres jóvenes. Y sin dudar generaron una orden de captura imputándole cargos de: “Terrorismo, Homicidio, Instigación Pública, Daños a la Propiedad, Determinador en el Delito de Incendio Intencional (autor intelectual) y asociación para delinquir”.

Tras 5 días de especulaciones por parte de las autoridades del Estado sobre el paradero de Leopoldo López y su falsa fuga; días en los que  además la sede de su partido Voluntad Popular  fue víctima de varios allanamientos sin orden judicial y en los que varios de sus activistas fueron víctimas de intentos detenciones ilegales (frustradas por el pueblo que salió en su defensa);  el 18 de febrero de 2014 Leopoldo decide presentarse ante una Justicia, como él mismo la denominó “… injusta, ante una justicia corrupta, ante una justicia que no juzga de acuerdo a la Constitución y las leyes…”.

El pasado 18 de febrero Leopoldo dio la cara a los venezolanos y se presento voluntariamente a las autoridades venezolanas en una multitudinaria concentración, convocada por él mismo a través de sus redes sociales, en donde le presentó a los venezolanos y venezolanas su más profundo compromiso: “…si mi encarcelamiento vale para el despertar de un pueblo, y vale para que Venezuela despierte definitivamente, y que la mayoría de los venezolanos que queremos un cambio podamos construir ese cambio en paz y en Democracia, pues bien valdrá la pena el encarcelamiento infame que me plantea, directamente, con cobardía, Nicolás Maduro…”

Hoy Leopoldo López sigue injustamente privado de su libertad en la cárcel de Ramo Verde, cárcel militar, aislado de los otros reclusos. Su audiencia se celebró en la madrugada del 20 de febrero en un “Tribunal Móvil” dentro de la zona militar de Cenapromil, atentando contra sus derechos  y el “debido proceso”.

A partir del 20 de febrero el Ministerio Público tiene un plazo máximo de 45 días para decidir acusar (presentando pruebas inexistentes), sobreseer o archivar el caso de Leopoldo López.

Mientras tanto Leopoldo seguirá injustamente privado de su libertad, aislado de los demás reclusos, recibiendo visitas estrictamente familiares en las que puede ver a su esposa, Lilian Tintori, y compartir con sus hijos: Manuela de 4 años y medio y Leopoldo Santiago de 1 año de edad.

Usar facebook para comentar ésta entrada