(Caracas, 26.04.2018).- Luego de entrar en vigencia el decreto presidencial número 3368 en el cual se le otorga al general Manuel Quevedo la potestad de ceder, eliminar o hacer cualquier modificación en Petróleos de Venezuela (PDVSA), miembros del equipo de Venezuela Energética, propuesta de Leopoldo López y Gustavo Baquero para el bienestar y progreso de los venezolanos encabezado por el diputado Francisco Sucre, miembro de la subcomisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional, Yon Goicoechea, dirigente de Voluntad Popular  y experto en derecho energético y el sindicalista  Iván Freites, rechazaron esta acción afirmando que con ello “el régimen abre la puerta para liquidar a PDVSA”.
“Lo que estamos denunciando hoy es sumamente grave. Estamos evidenciando el reparto del saqueo de nuestra industria petrolera. Un saqueo que calculamos llega a 25 mil millones de dólares en daños patrimoniales. Quieren convertir lo que una vez Rafael Ramírez calificó como una empresa roja rojita, en una industria verde oliva porque si concatenamos este decreto con la creación de la empresa militar CAMIMPEG, que fue creada para convertirla en una PDVSA paralela y darles a los militares el control de la exploración y mercadeo interno de los hidrocarburos y minas del estado Bolívar, nos damos cuenta que esto es un saqueo”, denunció el diputado Sucre.
A su juicio, Nicolás Maduro está haciendo lo mismo que ocurrió con las empresas básicas de Guayana y repartirse los escombros que quedan producto de la destrucción promovida por ellos mismos entre los militares. “Esta situación la vamos a discutir en la plenaria de la Asamblea Nacional para firmar entre todos los diputados el rechazo a este decreto ilegal”
Por su parte, el experto en derecho energético Yon Goicoechea denunció que la industria petrolera venezolana no puede ser cedida a espaldas de los venezolanos por intereses políticos y para mantener a una cúpula corrupta en el poder. “Nadie hace un decreto como este si no está pre-acordada la liquidación o el traspaso de PDVSA. El gobierno abre las puertas para liquidar a PDVSA. Ese camino, que escogió el gobierno, tiene el fracaso asegurado”, puntualizó.
Dentro de los aspectos que más le preocupa a Goicoechea es que a partir de ahora cualquier contrato que se derive de la aplicación de este decreto es y será nulo por lo que los derechos de las empresas mixtas, principalmente operadas por trasnacionales, que trabajan en el país están vulnerados. “La consecuencia práctica de todo esto es que se van a ir las pocas empresas que están operando en Venezuela. Hoy nuestro país por sí solo, simplemente produce 700 mil barriles de petróleo porque el resto de la producción petrolera es producto de las empresas mixtas operadas por transnacionales. Es decir, sí de aquí se van estas transnacionales, en el corto plazo estaríamos reduciendo la producción a 700 mil barriles. PDVSA sola, hoy produce menos petróleo que Colombia”.
En este sentido Goicoechea exhortó tanto a China como a Rusia a no embarcarse por el camino de la ilegalidad en Venezuela y aseguró que ambos países serán socios importantes del país esté quien esté en el gobierno. “No cambien el bosque que pueden tener en Venezuela por la inconstitucionalidad que les está planteando el gobierno en este momento”, agrego.
Iván Freites, secretario de trabajadores y técnicos de la Federación Petrolera, también rechazó este decreto presidencial y resaltó que el plan del gobierno es que todas las empresas transnacionales que trabajan en el sector petrolero salgan de Venezuela para que China, Rusia, Turquía, Irán y los militares venezolanos se adueñen de PDVSA. “Quieren acabar con PDVSA y que los extranjeros se adueñen de la industria. La gente está cocinando con leña, no estamos produciendo gas ni gasoil, por esto el problema de falta de gas y de electricidad en el país”.
Como se recordará, el libro Venezuela Energética: propuesta para el bienestar y progreso de los venezolanos, fue escrito desde la cárcel militar de Ramo Verde por Leopoldo López con la colaboración del experto petrolero Gustavo Baquero, y a través de sus páginas se muestran imágenes que recopilan los trozos de servilleta y papel en los que López pudo sortear los controles de la dictadura.