Para Leopoldo López, líder político de Voluntad Popular, la cárcel no ha sido impedimento para seguir trabajando por la recuperación de Venezuela.

Estando preso en la cárcel militar de Ramo Verde escribió Venezuela Energética y gracias a la ayuda de su madre venció la censura que le imponía la prisión y, junto a el ingeniero y experto petrolero Gustavo Baquero, hacen esta propuesta para la recuperación de la industria petrolera del país y como palanca para recuperar a Venezuela.

Luego del lanzamiento de libro, en febrero del 2018, un equipo de especialistas en el tema energético, conformado por José Toro Hardy, ex director de PDVSA, los diputados de la Asamblea Nacional Francisco Sucre y Luis Stefanelli, el secretario general del sindicato de trabajadores petroleros y gasíferos del estado Falcón, Iván Freites y el abogado especialista en derecho energético y dirigente nacional de Voluntad Popular Yon Goicoechea, han presentado esta propuesta en 14 estados para abrir el debate y lograr un gran acuerdo nacional en torno a Venezuela Energética.

Durante este período, Venezuela Energética ha visitado Mérida, Lara, Falcón, Zulia, Guárico, Cojedes Miranda, Nueva Esparta, Barinas, Bolívar, Carabobo, Monagas, Trujillo y Delta Amacuro. Además, en Caracas, la propuesta se discutió en la Universidad Católica Andrés Bello, en el Centro de la Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (CEDICE) y en diversas comunidades de la ciudad capital.

En cada encuentro se presenta un diagnóstico de la situación actual y los 4 pilares fundamentales de la propuesta: La maximización de la producción petrolera y gasífera, la diversificación de la economía a partir del petróleo, la democratización del petróleo, a través de la creación de un Fondo Patrimonial de los Venezolanos (FPV) para que seamos verdaderamente dueños de nuestro recurso y podamos revertir la relación de dependencia que hasta ahora ha tenido el ciudadano con el estado y, la transición hacia las energías limpias y renovables.

Dentro de los puntos discutidos se encuentra la flexibilización de la ley orgánica de hidrocarburos, la inversión necesaria de empresas privadas venezolanas y extranjeras bajo un marco de seguridad jurídica y una reforma similar a la que ha ocurrido en otros países como México. Además de la diversificación de las exportaciones venezolanas a partir del reimpulso de la industrialización de sectores claves de la economía.

Sobre la importancia de la democratización de los beneficios del petróleo, Venezuela Energética propone que una parte de estos beneficios vaya directamente a los ciudadanos y no pasen por el Ejecutivo. Esto a través de un Fondo Patrimonial de los Venezolanos (FPV) al cual irán todos los beneficios por concepto de regalías petroleras y el 16% al impuesto sobre la renta petrolera.

Cada venezolano mayor de 18 años tendrá una cuenta personal en el FPV donde serán depositados sus ingresos y recibirá mes a mes una factura, similar a las facturas de servicio, donde se detalla el ingreso petrolero, los costos, los diversos impuestos aplicables y el monto total acumulado por cada ciudadano y el monto mensual que se suma a ese total. Estos ingresos podrán ser utilizados para salud, pensiones de retiro y como garantías para obtener prestamos de vivienda y educación.

La invitación es a iniciar el debate de forma inmediata sobre cómo recuperar la industria mas importante del país una vez que logremos el cambio político y así convertir al petróleo y el gas en la palanca que nos permitirá llevar hacia adelante a Venezuela  y generar bienestar y progreso para todos los venezolanos.

Venezuela Energética seguirá este recorrido por todos los rincones del país compartiendo y promoviendo el debate de la propuesta para así lograr un gran acuerdo nacional entre todos los sectores productivos, sociales, trabajadores, empresarios, gremios, universidades y la ciudadanía en general, que nos permita convertirla en realidad una vez que logremos el cambio político que nos urge y comencemos la recuperación de nuestra industria energética y de nuestra Venezuela.